martes, 20 de abril de 2010

Tratando de entender...

...Y abro mis brazos al cielo, reanudo mi dialogo con la vida, pretendo descifrar nuevos sonidos, inundo mi ser de lo que no fue para transformarlo en susurro de lo que será, planteo mi fe desde la entrega sin exigencias ni reclamos, veo pasar el miedo y no me ato a su inestable seguridad, es mas me despojo poco a poco de el para asegurar mis raíces a lo profundo y concreto de mis sentimientos...

Si me preguntan que dolió mas después de saber que no te tendría nunca entre mis brazos puedo llegar a enredarme en montones de palabras porque no sabría que decir primero.
Por empezar la noticia no terminaba de darse y nos llevo mas de una semana saber si vivías o no.. que macabro, que real para muchas mujeres, esperar hasta la próxima semana con la ilusión de que fueras mas pequeño de lo que pensábamos y por eso, o por la posición, o por quien sabe cuantas cosas nos dijeron podían no escucharse los latidos.... esperar, soñar con algún movimiento, confiar que todo era una mínima posibilidad, buscar nos desesperar cuando ya lo habíamos hecho..
No se si fue lo peor o parte de eso, pero puedo decir que en mi experiencia algo que me traumatizó y que no he hablado hasta ahora fue el hecho de que no solo mi corazón se negara a la idea de la perdida también lo hizo mi cuerpo aún cuando ya todo había sucedido... A pesar de que su corazoncito se había detenido, mi bebe se aferraba a mi como no queriéndose ir nunca... pasaron los días y me fueron cambiando la mendicación, mi cuerpo tenia que despedirse de la idea de ser madre de un hijo mas y no se contentaba con la idea de ser madre de un angelito.
Probamos esperar un poco mas y mi bebe seguía allí aferrado a su lecho y yo como lo describo con todo orgullo y dolor al mismo tiempo pase a ser su féretro vivo...
Lo mas horrendo de esto, lo mas espeluznante para mi recuerdo, tenerlo que desterrar, arrancarlo cruelmente de mi, como algo que sobra o molesta... Pase noches enteras y aún lo hago, sintiéndome culpable por dejar que pasara así.
..Tal vez si no hubiera dejado que te sacaran de mi, si hubiera dejado que los dos nos termináramos yendo... tal vez en lo profundo de mis fantasías sueño, tal vez hubiese ocurrido el milagro y su corazón podría haber vuelto a latir... Se que nada de eso pudo pasar, pero no puedo evitar sentirme culpable de no evitar lo inevitable..
Este también es parte del modo de ser madre de un ángel... no nos vivimos replanteando que hacemos mal o en que podemos mejorar en la educación de nuestros hijos, yo no tengo que educarlo, el me está educando a mi. Me enseña a buscar en mi corazón las respuestas de mis miedos mas ocultos.. Pero también me enseña a escuchar a otros que sufrieron lo mismo y ver sin echar culpas sin sentido, que hay mucho por cambiar, que hay mucho que humanizar, porque si alguien se hubiera sentado, charlado conmigo hablado aunque yo callara porque mi garganta estaba anudada por la impotencia y el terror de saber que todo se daba vueltas, seguramente este dolor tendría mas respuestas, mas consuelo, menos culpas y dedicaría mi corazón al duelo y a esta nueva maternidad mas serenamente....
No se, como dije en un principio creo que si tendría que decir que dolió mas.. tal vez fue que después de tener que entrar al quirófano para separarme físicamente de mi bebe para siempre y volver a mi habitación vacía y despedazada tuve que ver como me hablaban y me daban indicaciones como si me hubiesen extraído el apéndice... Me sentí maltratada en lo afectivo, despreciada como persona, manoseada en mi maternidad que para ellos había culminado..
Doy gracias a Dios de que el tiempo hace que las heridas sangren menos y ruego para que algún día la medicina este preparada para que en vez de curar enfermos cure a las personas... se que esta en proceso de, esperemos que no le falte mucho tiempo mas..

No hay comentarios:

Publicar un comentario