domingo, 18 de abril de 2010

Palabras para Noelia..(gracias por dejarme acompañarte)

Es todo tan extraño, nuestra mirada sobre los otros, nuestra sensibilidad, todo cambio, ahora nuestros días pueden tener un aroma y un color diferente según pasen las horas. Pasamos extrañamente de la alegría a la angustia que esa necesidad de tener a nuestro bebe físicamente nos hace sentir. Como del mismo modo, después de levantarnos sin ganas inesperadamente un mínimo gesto nos alegra hasta lo mas profundo de nuestro ser... allí, cuando nuestro duelo ya empieza a madurar es cuando podemos comprender que nuestro pequeño hijo está acompañándonos dándonos ese amor angelical que tenían guardado para nosotras.
No es para nada sencillo vivir un amor tan del cielo en esta tierra, pero si nos tocó tal vez sea porque tenemos la capacidad para poder vivirlo, capacidad de amar de un modo diferente al conocido...

Es inmensamente duro el camino que nos toca recorrer después de la perdida de un hijo, pero nuestra misión es descubrir el amor de un modo mas pleno donde lo físico no nos limita. A mi también me pasa, obvio, que quisiera conocer desde su voz, hasta el olor de su piel, sentir el peso de su cuerpo en mis brazos, poder pasearme con mi bebe orgullosa y tristemente esa parte quedo trunca en nuestras vidas. Pero si puedo enseñarles a mis otros hijos y a quien quiera escuchar lo angelical de este amor sin limites. Este amor que nos hace mas sensibles y menos materiales, mas preocupados por el dolor del otro y menos egoístas.
Nunca dejo de sufrir la perdida, al menos es lo que vivo yo, pero este dolor día a día va a madurando y haciendo que lo lleve de un modo menos pesado y con mas fortaleza.... el tiempo no cura la perdida pero si nos enseña a cada uno mucho que nos transforma y nos acerca mas a nuestros hijos.
(Para Noelia y besitos al cielo para FEDE)

No hay comentarios:

Publicar un comentario